top of page

Alivio del Estrés mediante la Sabiduría de Ayurveda



El estrés es una ineludible faceta de la vida, y en el mundo actual de constante estimulación, su impacto en la salud humana es profundamente preocupante. Desde 1992, abril se ha consagrado como el Mes de Concienciación sobre el Estrés, un esfuerzo nacional destinado a arrojar luz sobre los efectos perjudiciales de esta condición, educar a las personas acerca de estrategias efectivas de afrontamiento y desmitificar las creencias erróneas que la rodean.


Asombrosamente, alrededor del 80 por ciento de todas las consultas médicas en atención primaria están relacionadas con enfermedades vinculadas al estrés. En un día cualquiera, casi un millón de personas en la fuerza laboral se ausentan de sus lugares de trabajo debido a trastornos relacionados con el estrés. Además, los niveles de estrés han experimentado un aumento alarmante entre los adolescentes y preadolescentes, resultado de la exposición excesiva a pantallas, videojuegos y la disminución del tiempo de juego al aire libre. En este sentido, aproximadamente el 45 por ciento de los adolescentes (de 13 a 17 años) y el 26 por ciento de los preadolescentes (de 8 a 12 años) reportan sentir ansiedad a diario.



Analicemos los cambios fisiológicos y psicológicos que suceden en su organismo cuando se encuentra sometido al estrés. Además, identifiquemos estrategias para cultivar una resiliencia constante en su mente, cuerpo y espíritu, con el fin de impedir que el estrés domine tu vida.


¿Qué es el estrés?


El estrés es la respuesta del cuerpo ante cualquier estímulo que provoque la reacción de lucha o huida. Esto incluye estímulos reales, percibidos, psicológicos o físicos, que desencadenan la producción de glucocorticoides.


El estrés afecta a todos los sistemas del cuerpo, desde el proceso digestivo (conocido como Agni en la medicina ayurvédica) hasta las funciones metabólicas, el sistema inmunológico, el sistema nervioso, el sistema musculoesquelético e incluso el corazón. Todos estos sistemas, que garantizan el funcionamiento óptimo del cuerpo, se ven negativamente afectados por el exceso de estrés.


Cuando el cuerpo detecta una situación estresante, entra en un modo de lucha o huida, que es controlado por el sistema nervioso simpático. El cuerpo interpreta un día estresante como si estuviera siendo perseguido por un depredador. Esto resulta en un aumento en el flujo sanguíneo hacia las extremidades, un aumento en la frecuencia cardíaca y la redistribución de la glucosa para ayudar a hacer frente al estrés. Como resultado, la sobreactivación de esta respuesta de lucha o huida puede debilitar el sistema inmunológico y aumentar la inflamación en el cuerpo.


Por otro lado, cuando estamos en un ambiente seguro y relajado, como sentarse alrededor de una fogata o pasar tiempo con seres queridos, el cuerpo se da cuenta de que está en un lugar tranquilo. En este momento, el sistema nervioso parasimpático entra en acción, promoviendo la digestión, facilitando la absorción de nutrientes, regulando el sueño y estimulando los órganos sexuales. Esto mejora la fertilidad, la libido y promueve un sentido general de bienestar.


El buen tipo de estrés


El estrés es una realidad ineludible en la vida, pero lo que es importante destacar es que ¡el estrés no siempre es perjudicial! Según Ayurveda, existen ciertos tipos de factores estresantes que pueden ser beneficiosos para la mente, el cuerpo y el alma.


De hecho, un cierto nivel de estrés es necesario y saludable. El nivel de estrés adecuado y el tipo de estrés que beneficia a cada persona dependen de su dosha y constitución corporal específica.


- Las personas de tipo Vata requieren actividad física y disfrutan de un estilo de vida lujoso, evitando situaciones excesivamente estresantes.


- Las personas de tipo Pitta, en cambio, necesitan estimulación mental a través del trabajo para sentirse satisfechas y realizadas.


- Las personas de tipo Kapha encuentran beneficio en la estimulación tanto física como mental, lo que les proporciona energía y productividad.


Cuando los niveles de estrés son demasiado bajos, la falta de estimulación puede resultar en aburrimiento y fatiga. Un bajo nivel de estrés puede llevar a la infelicidad y a un aumento de la vulnerabilidad a enfermedades, ya que el cuerpo y la mente carecen de un desafío adecuado.


Por otro lado, cuando los niveles de estrés son excesivamente altos, es probable que experimentemos agotamiento, tanto mental como físico. Esto puede dar lugar a sentimientos abrumadores y estados de irritabilidad. Además, niveles de estrés crónicamente elevados están relacionados con un mayor riesgo de enfermedades.


El buen tipo de estrés se conoce como estrés sistémico, en el cual tanto la mente como el cuerpo reconocen que se va a experimentar una cantidad significativa de estrés, pero también se comprende que esto eventualmente pasará. En esta situación, el cuerpo se prepara para enfrentar el factor estresante en ese momento específico.


Lamentablemente, en el mundo actual, el estrés tiende a afectarnos de manera negativa porque a menudo enfrentamos factores estresantes que parecen estar siempre presentes y no hay un fin a la vista. Es precisamente por esta razón que es fundamental encontrar formas de minimizar el estrés en la medida de lo posible.


En efecto, existe una correlación directa entre el estrés y el peso. Un estudio a lo largo de dos años con la participación de 2800 adultos trabajadores reveló que los programas de bienestar que se centraban en el manejo del estrés o en la reducción del mismo en el lugar de trabajo lograban una mayor reducción de peso en comparación con aquellos que se enfocaban en cambios en la dieta. Este hallazgo subraya la importancia del estrés como un factor significativo que influye en la salud y el peso corporal de las personas.



El estrés puede ser desencadenado por una amplia variedad de factores en la vida cotidiana. Algunas de las fuentes comunes de estrés incluyen las relaciones familiares, preocupaciones financieras, tensiones en las amistades o interacciones sociales, problemas de salud, presiones en el trabajo, preocupaciones relacionadas con la alimentación y la nutrición, el tráfico, la gestión del tiempo, entre otros.


Además, existen factores estresantes menos evidentes pero igualmente significativos, como la falta de conexión espiritual, el aislamiento social, la desconexión de la naturaleza, las emociones negativas no gestionadas, la falta de tiempo para el autocuidado, el exceso de trabajo, la falta de sueño, patrones mentales destructivos, adicciones, sobreestimulación mediática y digital, y otros.


Es importante destacar que la dieta también puede desempeñar un papel importante en el estrés. Una dieta que favorece el agravamiento del dosha Vata puede conducir a la acumulación de ama (toxinas) y debilitar el agni (fuego digestivo), lo que puede contribuir al estrés. Del mismo modo, las actividades y ejercicios que aumentan el desequilibrio de Vata pueden aumentar los niveles de estrés.


Por lo tanto, es esencial contar con herramientas y estrategias para reducir y gestionar el estrés, así como fortalecer la resiliencia del cuerpo y la mente ante las tensiones de la vida diaria.


Reducir el estrés es esencial para mantener un equilibrio en la vida y favorecer la salud física y mental. Ayurveda ofrece algunas estrategias efectivas para combatir el estrés. Aquí hay algunas herramientas simples respaldadas por Ayurveda:


1. Pasando Tiempo en la Naturaleza: Estudios han demostrado que estar al aire libre, especialmente durante el amanecer y el atardecer, tiene un impacto positivo en la salud mental. La conexión con la naturaleza nos ayuda a reconectar con nuestro ser esencial. Fisiológicamente, pasar tiempo al aire libre libera serotonina, la hormona de la felicidad, en el cuerpo, lo que ayuda a reducir la ansiedad. Programar un tiempo en tu rutina diaria para estar en la naturaleza no solo te brindará ejercicio, liberando endorfinas, sino que también puede reducir los niveles de cortisol, la hormona del estrés.


2. Ejercicio Físico: La actividad física regular es una excelente manera de combatir el estrés. El ejercicio libera endorfinas, que son neurotransmisores que mejoran el estado de ánimo y reducen la percepción del dolor. Encuentra una forma de actividad física que disfrutes y hazlo parte de tu rutina diaria.


3. Meditación y Pranayama: La meditación y las técnicas de respiración (pranayama) son herramientas efectivas para reducir el estrés y calmar la mente. Estas prácticas ayudan a equilibrar el sistema nervioso y a mejorar la concentración y la claridad mental.





4. Dieta Balanceada: Consumir una dieta equilibrada y nutritiva es fundamental para la gestión del estrés. Evita alimentos procesados, ricos en azúcares y grasas no saludables. En su lugar, opta por alimentos frescos y naturales que sean adecuados para tu tipo de dosha (constitución corporal) según Ayurveda.


5. Descanso Adequado: El sueño adecuado es esencial para la recuperación y el manejo del estrés. Establece una rutina de sueño regular y crea un ambiente propicio para el descanso en tu dormitorio.


6. Conexión Espiritual: Cultivar una conexión espiritual a través de la meditación, la oración o la reflexión puede brindar un profundo sentido de calma y perspectiva en momentos de estrés.


7. Administración del Tiempo: Aprende a administrar tu tiempo de manera efectiva y establece prioridades. La organización puede reducir la sensación de estar abrumado.


8. Apoyo Social: Mantén conexiones sociales sólidas con amigos y familiares. Compartir tus preocupaciones y emociones con personas de confianza puede aliviar la carga del estrés.


9. Terapias de Ayurveda: Considera la posibilidad de buscar la orientación de un practicante de Ayurveda que pueda personalizar un plan de bienestar que aborde tus desequilibrios específicos y te ayude a reducir el estrés.


Recuerda que la gestión del estrés es un proceso individualizado, y lo que funciona para una persona puede no funcionar igual para otra. Experimenta con estas estrategias y encuentra las que mejor se adapten a tu estilo de vida y necesidades personales.




2 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Comments


bottom of page