Macro y Micronutrientes

Actualizado: 30 ene


¿Qué son los alimentos? Puede parecer una pregunta muy simple, pero cuando observo lo que la gente elige como su alimento no puedo evitar pensar que quizá no saben lo que realmente es comida.



Existen tres tipos principales de alimentos, conocidos como macronutrientes:

  • Las Grasas

  • Los Carbohidratos

  • Las Proteínas

Dentro de estos grupos también hay micronutrientes:

  • Vitaminas

  • Minerales

  • Enzimas

  • Fitonutrientes



Los Macronutrientes


Las grasas son una parte esencial de cualquier dieta equilibrada y saludable. Las buenas grasas son las grasas vegetales crudas. Las grasas cocinadas y procesadas, ya sean de origen animal o vegetal, promueven la enfermedad. La grasa saturada de origen vegetal es muy distinta a la grasa saturada de origen animal. A las grasas saturadas, se les echa la culpa de los problemas de colesterol; sin embargo, las plantas no contienen colesterol. Las grasas animales si, y cuando ingerimos el colesterol de un animal, aumentamos nuestro colesterol malo. Por lo que respecta a las grasas poliinsaturadas, como las grasas Omega 3, los aceites de pescado crudo pueden ser beneficiosos para la salud si están libres de toxinas como el mercurio, pero muchas semillas como el lino y el cáñamo también contienen grasas Omega 3. Recuerda: la grasa no es mala, es el tipo de grasa lo que es importante.



Los carbohidratos también se pueden llamar azúcares. Los azúcares naturales y sin procesar de origen vegetal, en su forma integral, promueven la salud. Los azúcares procesados y refinados, promueven la enfermedad. Los carbohidratos y azúcares refinados son uno de los alimentos más perjudiciales y adictivos. Los azúcares refinados alimentan a la Cándida, causan desequilibrios metabólicos y nos desmineralizan. La dieta occidental, alta en azúcares y baja en minerales, promueve la enfermedad. Las dietas bajas en azúcar y altas en minerales son curativas. Entre los carbohidratos saludables se encuentran la fruta, miel, las verduras de raíz ricas en almidón y otras verduras.


El cuerpo emplea las proteínas para su reparación y mantenimiento. Si eres un adulto sin lesiones, que ha completado su desarrollo, necesitas poca proteína. Se nos ha hecho creer que necesitamos más proteína de la que en realidad necesitamos. La proteína animal no es superior a la proteína vegetal. Los aminoácidos son los ladrillos de las proteínas y muchos alimentos vegetales contienen proteínas completas (todos los aminoácidos esenciales). Los animales terrestres de mayor tamaño obtienen su ración completa de proteínas del pasto y las hojas verdes.



Hacer licuados con alimentos ricos en clorofila, nos proporciona un aporte potente de proteína. Los super alimentos como la espirulina y las semillas de cáñamo en polvo también contienen todos los aminoácidos esenciales. La espirulina es el alimento más proteico del planeta, pues el 65% de su peso es proteína.


Otras buenas fuentes de proteínas son los frutos secos, las semillas, las aceitunas, las verduras de hoja verde y algunos granos como el mijo y la quinoa. Cuando escogemos una dieta vegetariana o vegana, es vital aprender sobre las proteínas vegetales completas y concentradas.


Los Micronutrientes


La dieta occidental estándar contiene demasiados macronutrientes y muy pocos micronutrientes. La agricultura industrial a gran escala desmineraliza el suelo y le quita la vida, y el procesado y refinado de los alimentos reduce todavía más su contenido en micronutrientes. El hambre es la búsqueda del mineral del cuerpo. Comer grandes cantidades de alimentos ricos en macronutrientes pero deficientes en micronutrientes no sacia el hambre. Comer alimentos más ligeros , ricos en micronutrientes, satisface rápidamente el apetito. El 95% de nuestra actividad corporal depende de los minerales, no de las vitaminas. Cada célula contiene más de cuatro mil enzimas. Dichas enzimas solo se activan por completo cuando los minerales esenciales y minerales traza están presentes en cantidades significativas. Cuando te sientes hambriento, tu cuerpo está diciendo: "dame minerales para que pueda activar las enzimas y hacer que este cuerpo funcione como debería".


Es prácticamente imposible comer más alimentos ricos en minerales de la cuenta. Si comes alimentos con deficiencia de minerales seguirás teniendo hambre y tenderás a comer más de la cuenta. No porque tu cuerpo quiera más de los mismos alimentos pobres en minerales, sino porque no ha obtenido los minerales que estaba buscando desde el principio.




Desde el punto de vista fisiológico, toda enfermedad se puede relacionar con una deficiencia de minerales de algún tipo. A la hora de elegir los alimentos, fíjate en la densidad mineral y no en las calorías.

7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo